body {background:transparent url(url_de_la_imagen_de_fondo);}

23.2.18

El lenguaje

Cada una hablaba de una forma, pero lo hacían desde su corazón, desde aquello que les motivaba. Una trazaba formulas matemáticas y repetía sin parar números primos. El otro cogía la guitarra y se comunicaba de la única forma que sabía, a través de los acordes de su guitarra. Ella con su mímica me hizo llorar. Al encender el televisor vieron el debate político. Discutían sobre la bajada del PIB y la subida del IRPF en el país. Unos le echaban la culpa a la deceleración en actividad económica mientras otras al agiotaje de los políticos. Se trato la necesidad de ahorrar, de bajar los alquileres, de mejorar el cabotaje nacional, de la disipación de la riqueza, de la implantación de un mayor número de docks por comunidad autónoma y de los empréstitos recibidos. Apagaron el televisor exhaustos. Volvieron a lo suyo. A la realidad de un lenguaje sincero con el cual se podían comunicar.

Microrelato para los Viernes Creativos de Escribe Fino - https://elbicnaranja.wordpress.com/2018/02/23/viernes-creativo-escribe-una-historia-225/comment-page-1/#comment-6734 

13.2.18

La depresión es una cárcel

Él se encierra y no deja que nadie lo vea. Se siente solo y a la vez acompañado, en la prisión donde pasa las horas: Internet. Así es como se desvanece y aparece, a través de los "me gusta" que son reflejo de nuestra sociedad virtual, enferma y pasota.
Like!

Microrelato publicado en 50 palabras - http://www.cincuentapalabras.com/2018/02/la-depresion-es-una-carcel.html

15.1.18

La máscara

Estaba obligada a ser la madre perfecta, la jefa sin corazón, la esposa cordial... Su rostro cambiaba según el momento del día. Vistiendo tristeza cuando despedía a sus hijos. Pintada de crueldad destrozando a su equipo. En algunos instantes eliminaba las caretas y los disfraces y, entonces, irradiaba pura realidad.

Relato publicado en 50 palabras - http://www.cincuentapalabras.com/2018/01/la-mascara.html

8.12.17

La gaviota

El mar estaba tan calmado como siempre pero los peces flotaban, muertos, en un agua contaminada por el hombre. Armando, pescador de toda la vida, se dirigió triste a través de ese piélago envenenado. Cruzo con su velero el Mediterráneo durante varios meses, sin encontrar vida alguna en esa densa mar. Los animales que vivían en esas aguas habían sido presas del capitalismo aniquilador, disfrazado de éxito. En todos esos días pudo vislumbrar a una gaviota, que le siguió durante su travesía por los horrores del progreso. 

 Ilustración de Jose Luis Rico

Para leerla online: https://www.yumpu.com/…/…/view/59579031/ve-37-diciembre-2017

7.12.17

Darse de baja

—Entregue el formulario C1 en la mesa A y el formulario O5 por e-mail. Adjunte fotocopia del DNI, dos facturas y tres fotos de carnet.
—¡Yo solo quiero darme de baja!
—Entonces rellene el impreso X y también necesitaremos una muestra de su ADN. Buenos días. ¡Siguiente!

Microrelato para 50 palabras - http://www.cincuentapalabras.com/2017/12/darse-de-baja.html?showComment=1512662561277#c1031832626924443985 

21.8.17

La repulsa

Las cuatro hermanas, de piel blanquecina y cuerpos delgados, habitaban en los bosques de Nueva Escocia. Algunas pensaban que eran vampiresas que salían a la luz de la luna, otras fantasmas que caminaban en las sombras pegajosas. Contaban mil patrañas sobre ellas. Qué si brujas, qué si ladronas, que sí monstruos del estanque… siempre con sed de muerte y destrucción. Nadie pudo ver la realidad. Mujeres que se habían alejado de una sociedad que las culpaba, victimizaba, atacaba por el simple hecho de haber nacido hembras. Los ciudadanos preferían tejer complicadas falacias, crear el miedo y la tensión, mientras sembraban el odio con cada una de sus palabras dañinas. Y es por eso que decidieron marchar y vivir en las profundidades, esconderse en los montes, caminar por los valles y bañar sus cuerpos en los ríos que desdibujaban sus figuras y su historia.

 Fotografía de Tim Walker

1.6.17

La era digital

Dedicado a Nicolás Jarque Alegre


Consumía pornografía, no por lo porno en sí, sino por aquello que llaman postporno.

 Ilustración de Paco Tuercas